Samu

Japones: “servicio de trabajo”. Designación genérica del trabajo manual que pertenece a la vida diaria de un monasterio del Zen, y en particular de los períodos de trabajo en el curso de un sesshín. “Servicio” ha de entenderse aquí en el sentido de un acto de servicio a las “Tres Joyas” (Sambô). Si ese trabajo se realiza con atención vigilante concentrada exclusivamente en la tarea y con dedicación cuidadosa, es una prolongación, en otra forma, de la práctica de meditación (zazén), por la cual el practicante aprende a mantener constante también en las circunstancias de la vida cotidiana el estado de conciencia contemplativo. El samú es una parte importante de la instrucción monástica del Zen según las reglas establecidas en China en el siglo VIII por Pai-chang Huai-hai (jap. Hyakujô Ekái).

De este maestro procede también el célebre aforismo del Zen: “Día sin trabajo, dia sin comida”. Y el propio Pai-chang dio el ejemplo: cuando un día los monjes de su monasterio escondieron al ya anciano maestro sus herramientas de jardinero para impedirle seguir consumiendo sus fuerzas en el trabajo, Pai-chang pasó ese día sin probar bocado. Las herramientas reaparecieron; Pai-chang retomó su trabajo y volvió a comer.

Esta entrada fue publicada en Samu y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.